Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

Vaya título siniestro para un artículo de informática... Pero hacía mucho tiempo que no publican uno aquí, y llevo un rato cacharreando por casa, y creo que me lo he ganado... En realidad, es bastante alusivo a lo que tengo delante de mi. Pero antes, quizá un poco de introducción, para que sepas de lo que estoy hablando.

Cuando nos mudamos a Alemania, esperaba venir a un país avanzado, disfrutar de tecnología sin límites, y poder (por fin) utilizar las herramientas disponibles de la mejor manera. Comunicar con la familia con Skype, ver a los amigotes mediante Hangouts o disfrutar de canales de televisión online. Ese tipo de cosas.

Sin embargo, acabamos en un piso viejo (la casa es de 1929), con una instalación surrealista: la única conexión de teléfono está en medio del pasillo, y no tiene ningún enchufe cerca... Así que llevamos algo más de dos años con un alargo enrollable desde el dormitorio, para poder conectar el router y el teléfono. Ojo, que el router sí era nuevo. Los que traje de España (tres!) no servían. Fácil de configurar, difícil de configurar como a mí me hubiese gustado.

En cualquier caso, tuve que comprar un repetidor de wifi para el salón (que no: el PLC no funciona sin un enchufe :) ) y así poder conectar la tele y el disco duro multimedia. Los ordenadores, en la otra punta de la casa, ya tenían su propio wifi.

Pero aun así, quedaba un componente "colgando": el disco duro de red, un Synology 211j. Durante un tiempo, lo puse junto a la tele, pero el pasar por dos enlaces wifi (el router y el repetidor) hacía que las copias de seguridad fuesen un infierno.

Así que decidí pasarlo al "despacho", donde lo conecté directamente al Mac de sobremesa (es impresionante que puedan conectarse con un cable de red sin cruzar, cómo ha avanzado la tecnología). Pero entonces no podíamos hacer copias de seguridad desde el portátil, que no tenía conexión Ethernet.

Finalmente, me he liado la manta a la cabeza, y le he colocado un adaptador wifi al disco de red. Ahora, ya no necesito el cable directo al PC de sobremesa (he perdido algo de velocidad, sí), pero ya puedo hacer copias de respaldo desde el portátil...

...Lo que me lleva al título de este post: tengo el disco de red delante de mí, junto a la pantalla del Mac. Pero no están conectados. O bien, están conectados a través del router del pasillo. Y funciona. Qué bien voy a dormir hoy. Sé que está ahí, y puedo tocarlo y ver sus datos. Pero haga lo que haga, el disco seguirá "escuchando" al router...

Tag(s) : #Informática