Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

Brillo y Contraste con GIMP (I)

Ajuste de brillo y contraste

GIMP, al igual que la mayoría de programas de edición de imagen modernos, incluye una herramienta básica de ajuste de brillo y contraste.

En el caso de GIMP, esta herramienta se puede abrir mediante el comando “Colores – Brillo/Contraste”. La ventana de ajustes que aparece es muy sencilla, y tiene este aspecto (depende del estilo de ventana que hayas elegido en GIMP) de la imagen superior.

En la zona superior, GIMP nos muestra información tanto de la herramienta abierta como de la imagen a la que se aplicará el ajuste.

Por ahora, no vamos a revisar los ajustes prefijados (Presets). Vemos dos herramientas disponibles, cada una con su deslizador. También, podemos hacer una entrada del valor deseado de forma numérica, para afinar el ajuste, si es necesario.

Justo debajo, vemos un botón con la etiqueta “Editar estos ajustes como Niveles”. En una sección posterior veremos qué quiere decir esto.

Después, hay una casilla marcada como “Vista Previa”. Si está marcada, veremos el efecto del ajuste antes de aplicarlo, sólo con modificar los deslizadores.

Finalmente, hay una fila de botones en la zona inferior de la ventana de diálogo, cuya función es, de izquierda a derecha, la siguiente:

  • Ayuda: Abre la ayuda de GIMP en caso de que la tengas instalada en tu versión local. En caso contrario, lanza tu navegador de Internet para abrir la ayuda en línea, desde su web de desarrollo (http://docs.gimp.org).
  • Reiniciar: Vuelve los ajustes a la posición de partida, es decir, al punto cero tanto de iluminación como de contraste. Utilízalo si no ves claro cómo seguir, y comienza desde cero.
  • Cancelar: Cierra la herramienta sin aplicar ningún cambio a la imagen.
  • Aplicar: Aplica el cambio definido en los ajustes a la imagen que tenemos activa.

El ajuste del manejador de brillo modifica el valor numérico de la intensidad de luz y color de cada punto de la imagen en la misma proporción.

Nota: Lo que hace este ajuste es desplazar el “punto de salida” negro hacia la derecha (en caso de aumentar el brillo), o bien el punto de salida blanco hacia la izquierda (para reducir el brillo). El número que puedes introducir mediante el teclado tiene la misma función.

No es necesario que entiendas este concepto, ni la terminología concreta. Si tienes interés, te recomiendo mi libro “Niveles y Curvas con GIMP”.

En realidad, lo que hace GIMP es eliminar los tonos más oscuros (para aclarar una imagen) o bien los más claros (para oscurecerla), redistribuyendo todos los tonos intermedios.

Dado que el número de tonos de gris (o de color por cada canal) resultante es siempre menor que 256, en realidad se está perdiendo información de la imagen, pero el resultado es visualmente más agradable.

El ajuste de contraste es algo más complejo, y trabaja sobre los puntos de entrada de la imagen (de nuevo, no es necesario que entiendas esto). Hace que los tonos más claros de la imagen original se hagan más claros aún, y que los tonos oscuros se vuelvan casi negros.

Cuanto mayor sea el ajuste positivo, más fuerte será este efecto, hasta llegar al extremo de producir una imagen con el color blanco y negro puro.

Brillo y Contraste con GIMP (I)

Arriba: ejemplo de imagen con el contraste muy elevado (forzado).

La reducción de contraste actúa sobre los tonos de salida, acercando el punto negro y el blanco de manera simétrica hacia los tonos medios. Cuanto más cerca estén del punto medio, más se reducirá el contraste, hasta llegar a una imagen completamente gris al 50%.

Al aplicar la herramienta de ajuste de contraste también estamos reduciendo la cantidad de tonos útiles (ya sea tonos de gris o de cada canal de color), por lo que la imagen está perdiendo información efectiva.

Brillo y Contraste con GIMP (I)

¿Te ha gustado este post? Está extraído del eBook "Mejora tus fotos con GIMP: Iluminación y Contraste"

Tag(s) : #Fotos