Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

La forma de cambiar el formato de una fotografía con GIMP es la de utilizar la herramienta de recorte. En GIMP, podemos activarla mediante el icono disponible en la ventana auxiliar de herramientas (con forma de cuchilla o cúter), o bien mediante el atajo de teclado Mayúsculas + C.

Recorte de imágenes con GIMP

El puntero del ratón mostrará los dos ejes habituales para hacer una selección, junto con un pequeño cuchillo para recordarnos qué función tenemos activa.

La forma de recortar con GIMP será la de trazar un rectángulo con esta herramienta y, una vez estamos satisfechos con la selección, haciendo clic sobre ella.

Nota: Esta herramienta borra la información que hay fuera de la selección. Técnicamente, reduce el tamaño del lienzo de la imagen.

Antes de hacer clic en la selección (que descartará toda la información de imagen alrededor de la misma), podemos ajustarla arrastrando los cuadrados disponibles en las esquinas de la selección.

Recorte de imágenes con GIMP

Recorte a medida

En algunas ocasiones, nos interesará hacer una selección precisa para el recorte. Para aprovechar todo el potencial de esta herramienta, GIMP nos permite ajustar su comportamiento, mediante el uso de los controles disponibles en la ventana auxiliar de herramientas, que puedes ver a continuación.

Podemos ver que GIMP “piensa en todo”: Por un lado, podemos decidir que sólo utilizaremos la información disponible en la capa activa (la capa “actual”, para caso de que tengas varias capas en tu imagen).

Esto te puede permitir eliminar información no deseada de tu imagen, en el caso de montajes fotográficos, por ejemplo. Si trabajas con una fotografía “plana”, en una sola capa, no notarás la diferencia al activar esa casilla.

Recorte de imágenes con GIMP

Si marcamos la opción de “Permitir agrandar”, GIMP mantendrá la información completa de la imagen, pero seguirá reduciendo el tamaño del lienzo. Si guardas la imagen (por ejemplo, en formato JPG) el recorte se hará efectivo y perderás la información no visible, pero mientras tengas la imagen abierta podrás recuperarla aumentando el tamaño del lienzo.

La casilla “Expandir desde el centro” nos permite centrar la selección en un punto u objeto de nuestra imagen, para que aparezca en el centro de la imagen recortada. Veremos en secciones posteriores que esto puede no ser deseable, pero siempre puede tener su utilidad (por ejemplo, para fotos de productos).

Con la casilla “Fijo” podemos decidir si queremos “congelar” la relación entre el ancho y el alto, o bien uno de los dos parámetros (por ejemplo, para crear un banner para Internet con una altura o anchura fija). También podemos predefinir un tamaño determinado, por ejemplo para crear botones o iconos a partir de nuestra imagen.

Si quieres afinar más la selección, puedes fijar la esquina superior izquierda de la misma mediante los valores de “Posicionar”, y definir el tamaño de la selección efectiva mediante los valores de “Tamaño”.

La casilla de “Resaltado” sombrea el área que se descartará (ver imagen superior), algo muy práctico para hacerse una idea del resultado de nuestra edición antes de aplicarla.

Por último, vemos un menú desplegable. En una sección posterior veremos qué significan las opciones disponibles.

Recorte de imágenes con GIMP

¿Te ha gustado este post? Está extraído de "Mejora tus fotos con GIMP - ebook 2: Composición". Puedes encontrarlo en tu tienda online favorita, siguiendo este enlace.

Tag(s) : #Fotos