Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

La ventana de propiedades no sólo nos dará información sobre el objeto que tengamos seleccionado o activo en un momento dado. Además, nos permitirá editar todas estas propiedades, facilitando una entrada numérica de los ajustes, para conseguir una precisión profesional.
Para verla, puedes pulsar F2 (en Mac OS, puede haber un conflicto con el ajuste de brillo del monitor), o bien mediante el menú “Ventana – Propiedades”.

Aspecto de la ventana de Propiedades (F2)

Aspecto de la ventana de Propiedades (F2)

La ventana de propiedades tiene siete pestañas disponibles que, al contrario que en otros programas de edición, se colocan verticalmente. En cada momento, sólo podremos tener una pestaña activa.
Por orden, de arriba abajo, estas pestañas son las siguientes:
X, Y, Z: definen las coordenadas de la posición de un punto de referencia del objeto en la publicación, su tamaño y ángulo de rotación. Además, dispone de una serie de botones cuya función veremos más adelante.
Forma: define el comportamiento del objeto seleccionado o activo respecto al texto que pueda situarse (total o parcialmente) por debajo de este. Además, podremos definir un valor de curvatura para sus esquinas (por ejemplo, para dibujar un rectángulo con las esquinas redondeadas) y definir cómo debe comportarse el relleno, en caso de composiciones complejas.
Tiene una opción avanzada (la veremos más adelante también) para editar el contorno, de una manera similar a la edición con gráficos vectoriales.
Agrupar: Permitirá asignar una relación lógica entre los objetos seleccionados. Habitualmente, bloquearemos la posición relativa de los objetos seleccionados, de manera que podremos moverlos (tanto sobre la superficie de la publicación como entre capas) simultáneamente.
Texto: Mediante esta pestaña, podrás modificar todos los parámetros de estilo del texto o elemento seleccionado, tomando como referencia los estilos definidos en la ventana auxiliar de estilos. Aunque veremos su uso en la sección de trabajo con textos, baste decir que en esta pestaña puedes editar la configuración (por ejemplo) de:
o Colores y efectos del texto
o Estilo de carácter y párrafo
o Indentación (offset) de la primera línea
o Configuración de columnas
o Márgenes ópticos
o Ajustes avanzados de distancias entre caracteres
Imagen: Podremos ajustar la forma en la que una imagen se integra dentro del marco definido para ella. Scribus siempre partirá de la resolución original de la imagen importada.
Podremos editar cada dimensión por separado (alto y ancho), de manera que se puede modificar el factor de forma, si lo deseamos. Además, hay una serie de efectos sencillos predeterminados (por ejemplo, paso a blanco y negro) que, aunque no sustituyen a un programa de edición, sí pueden ayudar con composiciones poco exigentes.
Línea: La ventana auxiliar nos permitirá definir el color y grosor de los contornos, tanto de formas como de imágenes y textos.
De una manera similar a programas de diseño gráfico, podremos definir también cómo se trazan las esquinas de una línea o polígono (con chaflán, redondeadas, aplanadas) o bien cómo acaban las líneas abiertas (puntas de flecha, redondeo).
Colores: Aquí podremos definir el color y el estilo de los rellenos de los objetos y formas utilizadas. Partiendo de una paleta sencilla (apenas 16 colores), podremos trabajar con la saturación y la transparencia, para conseguir multitud de tonos diferentes.
Esta ventana de propiedades será nuestra “mejor amiga” a la hora de trabajar con Scribus. Vale la pena que pierdas cierto tiempo revisando todas las opciones disponibles en cada una de las pestañas. Seguro que les encontrarás una aplicación, tarde o temprano…

Scribus 3: La ventana de Propiedades (F2)

¿Te ha gustado este post? El artículo está adaptado del libro "Manual básico de Scribus", ISBN 1499502443

http://www.amazon.es/dp/1499502443

Tag(s) : #Scribus