Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

Junto con la estructura de tus páginas, el otro punto clave será el de una correcta selección de estilos para tu publicación.
Dependiendo de la complejidad de tu texto y el estilo que quieras darle, deberás definir un número mayor o menor de fuentes diferentes.
Como hemos visto anteriormente, podremos modificar estas propiedades desde la ventana auxiliar de propiedades, pero primero debemos definir ese conjunto de estilos inicial.
Al menos, deberás fijarte en cuatro apartados distintos:


El tipo de letra (fuente)
En publicaciones en papel, las letras con terminaciones o decoración (llamada serif) permiten crear una “línea visual” que, en teoría, facilita la lectura. La proximidad aparente entre letras producida por estas terminaciones “guía” a la vista a lo largo del texto.
Sin embargo, en libros electrónicos (y pantallas en general) los tamaños más pequeños pueden producir solapes (superposiciones) y pérdidas de definición, por lo que tradicionalmente se han utilizado los tipos de letra sin serif.

Izquierda, letra con tipo “Times New Roman”, con serif. Nota cómo los pies de las letras “r”, “i” y “f” están casi unidos. Derecha, letra “Arial”, sin serif

Izquierda, letra con tipo “Times New Roman”, con serif. Nota cómo los pies de las letras “r”, “i” y “f” están casi unidos. Derecha, letra “Arial”, sin serif

También hay otros tipos de letra que simulan el trazado de la escritura manual. No suelen ser recomendables para textos largos, por el esfuerzo visual añadido para reconocer las letras. Sí pueden ser válidas, por ejemplo, para incluir un recuadro (por ejemplo, simulando una carta).
Al final, es una decisión tuya, pero es recomendable mantener la misma estrategia en todos los estilos que definas para una publicación.


El tamaño de la letra
Al definir títulos y subtítulos, es habitual fijar tamaños de carácter diferentes, para resaltar la importancia de aquellos. Si decides hacerlo, puedes optar por dos estrategias, ambas válidas:


• Puedes utilizar una cantidad fija para definir la diferencia entre tamaños, según la jerarquía del texto. Por ejemplo:
14 pt: Título 1
12 pt: Título 2
10 pt: Título 3
8 pt: texto normal


• Puedes definir un “factor de multiplicación”. Por ejemplo, hay gente que trabaja con un valor próximo a la proporción áurea (x1,6), comenzando desde el valor del texto normal, para dar como resultado
33pt: Título 1 (32,77)
20 pt: Título 2 (20,48)
13 pt: Título 3 (12,8)
8 pt: texto normal


Dada la gran diferencia de tamaños (sobre todo, si tienes muchos niveles de títulos), hay gente que opta por utilizar valores más bajos para este factor de multiplicación, por ejemplo 1,4:
22 pt: Título 1 (21,95)
16 pt: Título 2 (15,68)
11 pt: Título 3 (11,2)
8pt: texto normal


Una vez más, la decisión es tuya, pero deberías intentar definir un sistema que resulte agradable a la hora de la lectura. Seguramente, deberás probar varias combinaciones antes de decidirte por la “tuya” propia.
Estas combinaciones se definirán para el documento que tengas activo. No es necesario que las mantengas entre tipos de publicaciones diferentes.
Y debes tener en cuenta que cada familia de caracteres define la altura de manera ligeramente diferente. No será lo mismo una letra “Times New Roman” de 12 puntos que una “Courier” del mismo valor…


La decoración de la letra
El tercer factor a la hora de definir un tipo de texto en Scribus será la decoración de la fuente. Aquí, de nuevo encontramos varios apartados a tener en cuenta:
• Los diferentes tipos nativos disponibles para una familia de fuentes concreta: normalmente, las fuentes OpenType o TrueType incluyen la definición de caracteres en negrita, cursiva y ambas. Otras fuentes añaden diseños más anchos o estrechos, o perfilados (huecos).
• Efectos de color: El uso de un color diferente entre el texto normal y los títulos (o incluso entre diferentes niveles de título) permite destacar también partes concretas del texto.
• Otros efectos: Según el software que utilices, dispondrás de más ajustes para tus caracteres. Sombreados, subrayados, tachados… pero debes comprobar que tu impresora (o la imprenta) sea capaz de reproducir ese efecto: un sombreado agradable en la pantalla se puede convertir en un borrón en el papel.
En cualquier caso, deberás comprobar que la combinación de tipo, color y otros efectos produzca un efecto agradable para su lectura. Caracteres con la decoración muy recargada pueden producir una fatiga visual, y el rechazo por parte del lector.


Carácter y Párrafo
En Scribus, hay una diferenciación muy fuerte entre la definición de un carácter y la del tipo de párrafo.
La definición de párrafo incluirá, junto con un carácter predeterminado (de los que hemos definido), consideraciones sobre interlineados, indentados, caracteres especiales de inicio de párrafo…
Idealmente, deberíamos definir un tipo de párrafo para cada tipo de carácter, aunque si tenemos varios caracteres similares podemos reutilizar el mismo tipo de párrafo.

Scribus 7: Definición de un conjunto de estilos

¿Te ha gustado este post? El artículo está adaptado del libro "Manual básico de Scribus", ISBN 1499502443

http://www.amazon.es/dp/1499502443

Tag(s) : #Scribus