Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

Me hubiese gustado enseñaros las fotos que hice de la luna hace un par de semanas. Sí, era la última vez que veríamos un eclipse de super-luna en muchos años... Pero nada salió como tenía que salir.

Para empezar, me enteré tarde, cuando ya estaba en los Alpes (fui unos días de vacaciones). En realidad, eso fue estupendo, porque tan arriba en la montaña y en ese valle perdido casi no había iluminación artificial, lo que mejoró mucho la visión.

Además (y ya no sé si esto es bueno o malo) mi hijo se despierta todavía con bastante frecuencia por las noches, de manera que no necesité ningún despertador. Pude ver la luna llena, el inicio del eclipse, el eclipse total y el final, con la luna llena de nuevo. Incluso desperté a mi hija, de cuatro años, para que viese la luna teñida de rojo. Hizo tres comentarios: ¡Qué chula! (bien), ¡Cuántas estrellas! (bien) ¿Pero no tienen puntas...? (ejem).

Y ahora, vamos al desastre. Por supuesto, no llevé el trípode. Así que tuve que buscar un punto fijo donde sujetar la cámara. No encontré ninguno. Apoyarme contra las columnas de la terraza de la habitación del hotel no me ayudó en nada. Y el enfoque al infinito de mi cámara tampoco parecía funcionar con tan poca luz (no, el modo manual tampoco funcionó).

Más cosas: al parecer, el procesado interno de Canon (mi 500D) introduce demasiada "suavidad" en las fotos, y las capturas que intenté de la vía láctea salieron como borrones de puntos de colores. Snif.

Al final, decidí mirar a otro lado. Durante la fase en la que la luna seguía estando llena, podía ver claramente la casa de enfrente, y decidí intentar hacer una foto de paisaje con larga exposición. Aquí puedes ver el resultado:

Un desastre de eclipse...

Parece increíble que esta foto esté hecha sobre las dos de la madrugada, ¿no? Quizá puedas ver el detalle de que se ven algunas estrellas en el cielo azul (¿reconoces alguna?). He incluido algunos datos de lainformación exif como referencia. Lo que me da más motivos para avergonzarme.

Como puedes ver, tenía un ajuste de sensibilidad alto (mi cámara introduce mucho ruido en las sensibilidades intermedias) y un diafragma bastante abierto (¡muy maaaal!). Esto hizo que la profundidad de campo saliese reducida, lo que junto con el desastroso enfoque produjo una imagen desenfocada...

Lo que debía haber hecho es bajar la sensibilidad (para reducir el ruido que se iba a generar por la exposición larga) y cerrar el diafragma (para asegurar la profundidad de campo), y disparar en modo "Bulb" entre 30 segundos y un minuto. Pero, por supuesto, tampoco pude hacerlo. No sé si por el frío, por la humedad o por la falta de uso, pero mi disparador por cable se negó a funcionar esa noche.

Así que esa foto es el mejor resultado que pude conseguir en esa noche a 5ºC en los Alpes. Tengo toda una colección de fotos negras, llenas de puntos de colores. Y algunas con un círculo naranja - rojizo.

En fin, al menos me sirvió para no enfadarme con mi bebé de seis meses por despertarme casi cada hora... Ahora toca esperar hasta 2033 y confiar en que no haya nubes esa noche, sea donde sea que me encuentre...

Tag(s) : #Fotos